Terapia con Mandalas

Carl Jung estudió los mandalas y su influencia en el inconsciente para usarlo como terapia. Experimentó la emoción, cómo los mandalas son "imanes para el material espiritual contradictorio de nuestro interior¨.
Los mandalas condensan y centralizan las energías del cosmos, dándole un sentido armonioso a cualquier situación en el pensamiento abriendo puertas hacia la sabiduría espiritual.
Emotivamente es una liberación, refuerza la lucidez de la consciencia y mejoran el ánimo. Su minucioso trabajo en terapia desarrolla la constancia, despertando el pensamiento, nuestros sentidos, mostrándonos aspectos propios que desconocíamos. Carl Jung utilizaba los mandalas como herramienta de curación.

Así alcanzamos la auto aceptación y la auto observación de una manera natural e intuitiva decía Jung. Las apreciaciones de nosotros mismos o del mundo desde la emoción interfiere en la toma de decisiones y en la falta de creatividad. Los mandalas afinan el camino a la palabra resiliencia: la capacidad humana para enfrentar, sobreponerse y ser fortalecido por experiencias de adversidad.

Cada persona tiene su propio desarrollo terapéutico. Lo que importa es el proceso, no es la interpretación de la obra sino alentar para que uno se descubra por sí mismo según relata el autor Eckhart Tolle.
Este proceso emotivo acerca la palabra y el pensamiento. Surge como patrones, se transforma en energía al interior de nuestro cuerpo y se alcanzan cambios bioquímicos cuenta Tolle. Los mandalas nos permiten ver el aspecto físico de la emoción y observarlas es lo que nos hace conscientes. Cuanta más identificación, más alta la carga.




Diseños Web PPS

 

Subir